Confirm

Are you sure?

Comfirm Cancel

Login http://www.becomegorgeous.com/users/auth/facebook

Or Login using BecomeGorgeous

Register

Please fill the form below and follow the further instructions.

By registering, you are agreeing to the terms and conditions.
We will not sell, rent or give your email to anyone so don't worry about spam.

Recommended

http://www.becomegorgeous.com/users/auth/facebook
Password Recovery

You are about to receive a email from us please make sure to check your spam or junk folder and add our email [email protected] to your contact list.

Thank you!

carla gallarzo

Large

Cancer

Status

General
Unknown
03 Jul 2017
Afghanistan

About
Hola, mi nombre es Víctor, y tengo 19 años, y esta experiencia que os voy a relatar es fruto de mi mas secreta fantasía, que no es otra que follarme a mi madre, ya sea con su consentimiento o sin él. Aunque creo que de la manera que entiendo el sexo, no estaría muy dispuesta a dejarse hacer todo lo qMore saduisahduiash dsau

  • 11534 Rank

  • 0 Points

Published on: 13 Jul 2018 by micuki

Con el dedo en la llaga y el fuego en el culo

A Carlos le gustaba sentirse necesitado y su esposa, Amanda, le encantaba hacerlo sentir imprescindible.


En la cama eran uno para el otro. A él le gustaba hacerse de rogar y a ella, rogarle.


Antes de casados se habían gozado como Dios manda. Y después, como Dios y el diablo mandan.


Entre los dos habían hecho lo que está permitido y algunas pocas más, pero no habían integrado a un tercero a la cama.


El la había inquirido sobre su historia
sexual y ella, sin temores, le contó las veces que se perdía con sus
compañeros de curso a besuquearse y nada más. Le narró también las veces
que con su amiga Susana, con la que eran uña y carne, habían tenido
situaciones dudosas pero que no pasaron a mayores. Y que, como a él le
constaba, había llegado virgen a su cama.


Por su parte él le dijo que había tenido
unas pocas novias y que con solo una de ellas se había acostado, que
acostumbraba a salir de putas y, cuando no había, se calmaba con la
mano. Recordó que cuando niño tenía un compañero con el que se juntaba a
masturbarse, cada uno por sí mismo, y que su experiencia, en serio,
había sido con ella.


Desde luego que los dos se creyeron a pesar de saber, en su fuero íntimo, que no habían confesado su prontuario sexual.


Pero a los dos años más o menos, llegó
el tiempo en que la rutina comenzaba a hacerse sentir y, para calmarla, a
su manera dieron rienda suelta a las fantasías calenturientas. El caso
es que ambos, en sus respectivos trabajos, maquinaban todo el día sobre
la fantasía que podían hacer valer esa noche frente al otro y así fueron
construyendo un mundo imaginario y disoluto, en el que las cosas
aprendidas de internet tenían la capacidad de abrirles los ojos a mundos
desconocidos.


Los juegos fueron sucediéndose y la lengua tomó un lugar más significativo que las manos.


II


Una noche en que el calor mataba toda
calma y el sudor terminaba con toda pulcritud, ambos, desnudos en la
cama jugaban a imaginar las sombras que las luces de la calle
proyectaban en el techo, con el balcón abierto y una escasa brisa que
enfriaba las pieles sudorosas, ella se inclinó sobre el murmurando “eres
lindo, eres mi mundo” y él, quieto, “te quiero” respondió al momento
que sentía sobre su piel los labios de ella con un placentero
estremecimiento que le recorrió desde el hombro a la cabeza y  a los
pies.


Entre las zonas erógenas de Carlos, en
el imaginario mapa de su cuerpo, no figuraban los hombros que ella había
descubierto lengüeteando suavemente. Ella supo que sus arrumacos lo
agitaban por una sutil vibración de la piel acariciada por la punta de
su lengua. El quiso abrazarla y retomar el control del macho y ella se
lo impidió. “Quédate quieto, las manos al espaldar”, ordenó y él
obedeció.


“Ahora, yo mando”, le dijo con toda la
zorra dulzura de que era capaz. “No puedes moverte sin mi permiso, ¿lo
prometes?” “Sí, promesa”. Y ella continuó lamiendo el sudor de su hombre
y su boca fue bajando hasta alcanzar los pectorales de un Carlos que se
dejaba descubrir a sí mismo prisionero de la lascivia de su mujer,
quien mezclaba en sus toques las manos, usadas como avanzada para
calentar el camino, y sus labios, lengua y dientes con los que recorría
el sendero de una piel cada vez más ardiente, encendiéndole como brasa.


Cuando sus manos acariciaban el vientre
masculino, de reojo vio la verga endureciéndose y pensó en sus tetas
(“si a mí me excita, seguro que a él también”, se dijo) y su boca, como
una mamona, saltó y atacó la tetilla izquierda, primero, dedicándose a
chupetearla, besarla y morderla como un pezón en flor hasta sacar
gemidos de un Carlos a cada momento más entregado. Segura del impacto de
su boca arrancó con la areola derecha y sus caricias incendiaron al
macho que exhibía la mayor erección de los últimos tiempos.

free porn

xvideos

xhamster

mzansi

sondeza

cumtree

mapona

ekasiwap

south african

black

mature

indian

desi

tamil

mallu

telugu

kirtu

pakistani

rape

indonesian

javhd


Los planes de Amanda, de descender
besándolo, se fueron al tacho; soltó la teta para lanzarse a adorar la
verga y, abriendo las piernas, ofrendar su vulva a la boca de un Carlos
que ya, a ese momento, había olvidado su promesa de quedarse quieto con
las manos en el respaldar, se ayudó con ellas a recibir el magnífico
culo de Amanda; metiéndose entre sus piernas, mezcló sus labios con los
de la mujer hasta ubicar su lengua, cual pija, entre los pliegues de la
vagina, gozando el amable calor de esa boca-concha y la calidez de la
boca de ella trabajándole la verga.


Ella se soltó y casi se sentó sobre él
para estremecerse una y otra vez y caer con su tragadero abrazado a la
pija para amarla con la lengua, subiendo y bajando cual cachucha, hasta
que latió hinchándose y descargó uno, dos, tres meteoros de lava que,
como caramelo esperado, llenaron su vestíbulo. Con la velocidad de un
rayo se dio vuelta y besó a Carlos quien, al recibirla con la boca
abierta, se dio cuenta que compartía con él su propio semen.


En una milésima de segundo quiso
retobarse, pero no lo hizo; al fin y al cabo, a él le gustaba que ella
degustara y tragara su leche, ahora no podía rechazar el propio esperma;
se abrió al beso cremoso, dándole en reciprocidad el flujo de la concha
de la propia Amanda, cada vez más enamorada.


Le gustó su lefa y se le vinieron encima los años ocultos de juventud.


Después de tanto tiempo, más de una
década, su primo Miguel hizo su aparición en la memoria y, con él, los
atorrantes del barrio con los que aprendió a catar el sabor del esperma:
a descubrir el valor de los baldíos y de las casas abandonadas como
escondites aptos para paladear los efluvios de cada uno de ellos y
sentirse vivo, requerido objeto útil de uso recurrente; pensándose
necesitado y dispuesto a satisfacer el placer de los otros y el suyo
propio cada vez que el apuro del otro lo permitía.


Ella nunca supo que aquel intercambio de
manados entre ambos, en ese simple hecho, de hacer el amor como macho y
hembra, y a la inversa, iba a despertar fantasmas desconocidos en las
vivencias de un Carlos, también desconocido.


A la mañana, cuando las emanaciones del
sexo desenfrenado aún no se habían agotado, él le preguntó a boca de
jarro “al jugo de quien te hizo acordar mi esperma anoche” y ella, dura
de rostro y de sonrisa angelical, “al tuyo, no conozco otro”, lo que fue
contestado con la expresa expresión de una fenomenal dedeada que casi
le llega a la tripa. “Amor, dijo ella, me has empapado”.


III


Todas las tardes él la pasaba a buscar
por su trabajo y, en una de ellas, al entrar al living, él la empujó de
frente contra el sofá y ella quedó arrodillada y desconcertada con las
tetas contra el respaldo. Fue el momento en que le bajó la tanga y se
lanzó a oler y lamer el culo amado, transpirado y oliente a un día de
ajetreo, y ella le pedía llorosa que la deje lavarse, y él, cada vez más
arrecho, más se emperraba con cogerla con la lengua el traste y
limpiarla, también a lengüetazos, los restos de orina y los grumillos
del papel que quedan en la almeja, hasta que ella se dobló sobre sí
misma, orgasmeando: “Ya está, ya llegué, estaba sucia”. “Pero rica”, fue
la réplica.


Aquella noche cenaron a deshora algo frugal porque al otro día había que trabajar.


Mucho tiempo después ella confesó, en
alguno de sus diarios, que sus jugos en realidad eran de otro. Fue un
secreto que, entre tantos, se guardaban en el arcón de las cosas
ocultas, únicas y repetidas.


IV.


Aquel sábado habían decidido salir de
boliche. Por la tarde, en los preparativos, ella y comenzó a esparcir
una crema sobre el pecho de su marido, quien la aceptó sin saber qué
era, hasta que ella le dijo que le había gustado mucho mamarle las
tetas, pero que le habían molestado las vellosidades, que se le salían
los pelos y quedaban en su boca y, por eso, ahora le depilaba.


Ante la protesta de él, ella le
recriminó y le hizo notar que no era el primer hombre que se depilaba,
que después le iban a crecer los pelos y que, además, ya era
irreversible.


La sesión, huelga decirlo, terminó con una revolcada apoteótica en la que ella le mamó las tetas de él y él las de ella.


Y sus manos se fueron más allá de todo, no dejaron hueco sin erotizar.


Su verga entró hasta donde pudo en la
caverna sin fondo de su mujer y ella apretó el culo de su marido contra
su cuerpo; el travieso índice femenino horadó la argolla y el esfínter
se abrió como nunca antes; su mujer notó esa dilatación y el simultáneo
crecimiento de la verga en sus adentros, mucho más grande de lo normal,
hasta que llegó en una eyaculación imperial, desparramando y llenándola
de leche en toda la vagina.


Nunca supo si había llegado al punto g de él, pero sí comprendió que por allí andaban las caricias por descubrir.


V


Anochecía en el parque. Era un domingo
como tantos otros y ellos encontraron un asiento casi escondido entre
ligustros, en el que se sentaron dándose amores una al otro y el otro a
la una.


La penumbra fue ideal para que el
metiese su manos bajo la falda y sus dedos entre la piel de ella y la
bombacha; comenzando a despertar el nunca adormilado clítoris; ella
gimió “amor” y, en cuatro con la cabeza entre sus piernas, arremetió con
la lengua en la concha de su hembra hasta que una voz, “¿Qué hacen
ahí?!!!?” los cortó de plano y dos uniformados se plantaron frente a
ellos.


Eran dos guardias; las negociaciones
fueron largas y complicadas y, ante la violación a la ley y el orden, y
el temor de ir a parar a la comisaría, cedieron y él largó lo poco que
tenía y ellos lo consideraron poco. Uno de los uniformados lo alejó del
centro de la escena y el otro la revisó a tal punto que, tras abrirle
ambos agujeros, por delante y por detrás, la clavó sin miramientos.
Cuando los gemidos de ella hicieron evidente su orgasmo, se
intercambiaron entre sí y el vigilante que lo tenía a él, fue contra la
mujer ya entregada y el otro vino a custodiarlo.


Si algo quedaba sano en ella aquella
noche se rompió y, como Carlos quiso resistirse, terminó con la verga
del primer cogedor entre sus labios, quien terminó por correrse por
segunda vez, y el marido por alimentado por el semen del desconocido
vigilante.


Los dejaron libres. Ambos caminaron en
silencio hacia el auto. Entre las luces, él le pidió disculpas y ella lo
amó diciéndole miles de consuelos porque en el fondo, para ella,
aquello era una anécdota más. En verdad, las vergas de ambos guardias
eran mucho más grandes que la de su marido y ella gozó de forma
inesperada, con la infidelidad blanqueada y justificada, ya que él había
visto y oído todo. No obstante, lo abrazaba y lo calmaba “para mí, tú
eres suficiente”, decía.


Fue una noche de tragedia, frustraciones
y llanto en el apartamento de Carlos y Amanda que se resolvió cuando
ella le chupó la verga y, con sus dedos, le excavó el agujero y a él le
creció la macana como obelisco y se deslechó en la boca de su mujer,
mientras ella le meneaba suavemente, desde adentro, el punto g.


Al amanecer el lloró por no haberla
sabido defender de los rondines aprovechadores y ella lo calmó,
mamándole el culo y, poniéndose el arnés, lo hizo suyo.


Y las palabras de ella diciéndole
“quiero que seas mi hembra”, “soy tu macho”, se mimetizaron con los
movimientos de la pelvis y el bailar de la verga sustituta en sus
entrañas hasta que entre tanta danza el, sin tocarse, estalló
desechándose en la cama y ella llegó al orgasmo, o lo fingió a tal punto
que él prefirió creerle.


Desde luego que aquel incidente nunca
entró en sus fantasías expresas y ninguno de los dos lo sacó de la noche
de las velas, pero ambos sabían que algo había cambiado.


Él podía ser ella y ella podía ser él.


VI


10 años después de que Carlos probara la
leche de Miguel y todo lo que vino a posteriori, lo vio tomando café
allí, justo en frente del lugar en que los santos cantan y no pudo menos
que sentir un agradable cosquilleo en su esfínter.

Add a Comment

* Please Add A Comment

Anonymous

Thank you for submission! Your comment will be displayed after getting approval from our administrators.

Connect With
Or Pick a name